DIF'actus

Aumentar la TB de las vacas y cabras lecheras. 

21 noviembre 2022
-

Dentro de la leche, las materias grasas están presentes en forme de una emulsión de glóbulos de grasa. El contenido de materias grasas de la leche se llama tasa butirosa (TB). 

 La materia grasa de la leche tiene tres orígenes. Queda sintetizada en parte dentro de la ubre a partir del ácido acético y del ácido butírico procedentes de las fermentaciones ruminales. Otra parte proviene de la movilización de las reservas corporales, y finalmente una última parte de los ácidos grasos fabricados a partir de las materias grasas de la ración. 

¿Cuáles son las causas de las variaciones de la TB?

El estado de lactación: la TB es la más débil al inicio de la lactación. Registra un incremento inverso a la cantidad diaria de leche que se va produciendo. (Ver gráfico de abajo) 

  • El ordeño: la tasa aumenta con la reducción del intervalo de tiempo existente entre los diferentes ordeños. 
  • La estacionalidad: es corriente ver cómo disminuye la TB cuando se acerca el verano y durante los períodos estivales. (Ver gráfico de abajo) 

¿Por qué vigilar y tratar de aumentar la TB?

La remuneración del taller lácteo en función de la tasa de materia grasa presente en la leche; una leche con una TB más elevada permite aumentar esta remuneración.  

Para hacer que la TB aumente, gestionando al mismo tiempo el riesgo de desorden metabólico, existen diversas prácticas: 

¿La remolacha?

«La remolacha tiene efectos sobre las tasas, y también permite economizar el concentrado de producción. Con una distribución de noviembre a marzo se pueden economizar 200 kg de concentrado, es decir, 50-60 € por vaca. Para optimizar sus ventajas hay que vigilar el aporte de proteína de la ración y supervisar la rumiación. La remolacha debe utilizarse con forrajes relativamente secos, sobre todo en una ración de mezcla. Hay que buscar una tasa de MS del ensilado de maíz del 33-35 % para obtener una ración completa al 38-40 %». – fuente: Réussir.fr 

La alimentación

Los alimentos ricos en azúcares simples (remolacha, melaza, suero de leche, ensilado de maíz) aumentan significativamente la producción de butirato en el rumiante, lo cual proporciona una mejor TB. 

Estos alimentos no deben distribuirse en exceso, pues provocarían una acidosis., Todos los factores alimenticios que pueden contribuir a la acidosis ruminal y, con ello, a la disminución en la producción de ácido acético ruminal, contribuyen a la disminución del porcentaje de grasa en la leche: exceso de almidón, déficit de fibra bruta (CB, < 17 %), falta de fibrosidad, falta de transición alimentaria. 

Los aportes y fuentes de suplementación: 

  • Las propiedades de los concentrados proteicos tienen efecto sobre el porcentaje de materias grasas. La harina de soja es la más beneficiosa. La harina de colza hace bajar la tasa butirosa en 1,2 g/kg de leche con respecto a la soja, y la harina de linaza en 3,7 g/kg. Pero el efecto sobre la cantidad de materia grasa es bastante limitado. La alfalfa deshidratada también tiene un efecto negativo (-1,5 g/kg con respecto a la soja). (Fuente: BCEL-Ouest) 
  • En lo que se refiere a los concentrados energéticos, es preferible optar por fuentes energéticas de tipo muralla (pulpa de remolacha, hojas de soja), más que de tipos de almidón y, para estos últimos, los almidones lentos (maíz) más que los rápidos (trigo, cebada, tritical). 
  • El efecto de las materias grasas de la ración: cuanto más AGI (ácidos grasos insaturados) se aporten, más tendencia tendrá la TB a bajar. Una parte de los AGI que llegan al rumiante se convierten en ácidos grasos muy específicos de la familia de los CLA (ácidos linoleicos conjugados), que tienen la propiedad de disminuir notablemente la TB. 

¡ADISMART!

Difagri propone ADISMART para evitar las bajadas y mejorar el nivel de TB. Esta solución permite aportar MHA, una metionina con propiedades ruminales, con la finalidad de:  

  • Estabilizar las poblaciones bacterianas, 
  • Aumentar la digestibilidad de la porción de fibra, 
  • Limitar la formación de ácidos grasos de tipo trans-10. 
  • Aumentar la producción de materia grasa. 

Con ADISMART, los resultados son visibles en menos de 3 semanas, con un aumento de hasta 4 puntos en la TB. Es una solución rentable sea cual sea el nivel de producción.  

🔗 Conozca la ficha de producto de ADISMART. 

Partager cet article sur :

Articles similaires

22 noviembre 2022
-
El aceite de hígado de bacalao se ha venido utilizando tradicionalmente en la alimentación de las vacas lecheras para hacer un «flushing» energético y vitamínico. Se distribuye durante un período de 3 a 5 días y aumenta los rendimientos mientras se dispone la reproducción.
22 noviembre 2022
-
Una buena alimentación puede ser suficiente para cubrir la mayoría de las necesidades nutricionales de los animales. No obstante, en algunas situaciones, el consumo de complementos alimenticios como los precursores de glucosa resulta indispensable.